Hace aproximadamente una década, en Madagascar, Aadan*, de 51 años, perdió repentinamente la vista. Los médicos no tenían explicación ni solución para este fenómeno. El camino de Aadan a partir de entonces fue un reto. Al haber perdido repentinamente la visión, ahora dependía de todos los que le rodeaban. Sin embargo, las cosas empezaron a […]